Región, Jueves 8 de Febrero de 2018 a las 8:31

111 familias de Alto Biobío reciben certificado de Subsidio para construir o mejorar sus viviendas

El 21 de mayo de 2015 la Presidenta Bachelet comprometió un nuevo “Programa de Habitabilidad Rural” (DS10), el que atendería el déficit de habitabilidad de manera integral y así brindar a las familias que habitan en las áreas rurales una oportunidad de mejorar sus condiciones de vida con soluciones acordes a su entorno y características del sector. Es en este contexto que gracias al Programa DS10 del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, 111 familias pudieron recibir el certificado que simboliza el primer paso para materializar su anhelada vivienda con pertinencia cultural.

Hasta las lejanas montañas y privilegiados paisajes de Alto Biobío se trasladó el Seremi de Vivienda y Urbanismo de Biobío, Jaime Arévalo, para reunirse con el alcalde de la comuna, Nivaldo Piñaleo, y participar de la ceremonia de entrega certificados de subsidios DS10 PHR del Minvu.

El ministerio puso en marcha este nuevo programa que permite construir, reparar, ampliar o adaptar la vivienda rural, premiando con mayores recursos las soluciones que incorporan en su materialidad o diseño, componentes de pertinencia cultural. Gracias a este Programa estamos contribuyendo a mejorar las condiciones de habitabilidad, e incentivamos que las construcciones sean adecuadas al clima, y acordes al uso y costumbres de las comunidades. Eso es algo tremendamente importante para lograr entregar a las familias, en este caso de Alto Biobío, viviendas que las representen y tengan coherencia con su entorno, eso es tomar en cuenta el estilo y calidad de vida de las personas y es de la manera en que como Ministerio, impulsados por la iniciativa de la Presidenta Michelle Bachelet, nos propusimos trabajar”.

Los beneficiados de la comuna corresponden a 47 familias seleccionadas bajo la modalidad de MAVE (Mejoramiento y Ampliación de Viviendas Existentes) pertenecientes a comunidades Pehuenche de la Ribera del Queuco (Butalelbun, Trapa Trapa, Malla Malla, Cauñicu, Pitril, Villa Ralco, Callaqui) y 64 familias seleccionadas bajo modalidad de CSR (Construcción en Sitio Residente), pertenecientes a la comuna de Alto Biobío y distribuidas en  los siguientes proyectos: Rural Biobío 1, Rural Biobío 2, Rural Biobío 3, Rural Queuco 1, Rural Queuco 2, Rural Queuco 3, Rural Queuco 4, Rural Queuco 5.-

“María Pavián, beneficiada con el Programa de Habitabilidad Rural, comenta emocionada la situación que viven actualmente y el futuro próspero que le espera con su vivienda pronta a construir.  “Acá está más o menos, nos falta camino, puentes, acá no hay nada, vivimos más aislados y es difícil. La casa en la que vivo ahora está mala, no tengo piso, es de tierra, se filtra el agua y en el invierno parece un congelador. En la comunidad uno vive acá de lo que trabaja en la tierra o de los animalitos, otra manera no se puede sobrevivir en estas partes. Yo soñaba con tener una casa buena para no sufrir con el frio en el invierno para poder vivir mejor, eso es lo que uno espera. Cuando se construya mi vivienda vamos a vivir mejor, no sufriremos tanto, ni mis niños se van a enfermar tanto, nos va a cambiar la vida y saldremos de este sufrimiento Es primera vez que tengo un subsidio, Chaltumay”.

Es importante señalar que los seleccionadas para mejoramiento o ampliación, son grupos familiares que han logrado mejorar su calidad de vida gracias a la entrega de una vivienda, pero que ven la necesidad de ampliación, ya que se caracterizan por ser familias flotantes debido a un considerable crecimiento de la población y familias jóvenes, quienes no han logrado acceder a la casa propia en un corto plazo, provocando una situación de hacinamiento, por lo que el Programa de Habitabilidad Rural, bajo la línea de mejoramiento de la vivienda existente, viene a palear la problemática.

Las viviendas a ampliar contemplan  proyectos de ampliación de dormitorio, mejoramiento de baño, cocina, además de recinto complementario, por otra parte cuenta con la particularidad de mejoramiento de eficiencia energética. Permite a su vez exención de ahorro a las personas adultos mayores con un 40% de vulnerabilidad en el registro social de hogares.

Las viviendas a construir son de un piso, la Base con 68,61 m2 útiles y la Grupo Familiar de 76,13 m2 útiles y contemplan una inversión de más de 2 mil millones de pesos.