Región, Miércoles 4 de Abril de 2018 a las 12:07

Senador Navarro: “Ausencia de Director Sename Biobío es inexcusable y polvorín de CIP-CRC Coronel debe ser intervenido”

  • El parlamentario por la Región del Biobío manifestó que “no puede ser que aun no se tenga un Director Regional del Sename para el Biobío”.

  • Es urgente que se nombre a una persona ahora, con plenos poderes para tomar decisiones y por el tiempo que sea necesario. Ya se podrá escoger un candidato definitivo a futuro”, expresó.

  • Navarro agregó que “la situación en el centro de Coronel es un polvorín, que debe ser intervenida a la brevedad por una comisión especial multisectorial antes de que ocurra una tragedia”.

  • Legislador impulsará Comisión de Verdad y Reparación.

Si bien es positivo que los directores regionales del Sename sean elegidos a través de la Alta Dirección Pública, no puede ser que se tomen 3 meses para escoger a la persona ideal, pues los problemas son ahora, los niños necesitan de respuestas inmediatas”manifestó el senador Alejandro Navarro, ante la agudización de la crisis en diversos centros del Servicio Nacional de Menores.

De acuerdo al senador por la Región del Biobío, “tal como el Cread de Playa Ancha en Valparaíso, el que se cerrará por el grave riesgo que significa para los niños y jóvenes que allí están, el Centro de Internación Provisoria y Centro de Régimen Cerrado, CIP-CRC de Coronel debe ser intervenido a la brevedad”.

“Pues lo de Coronel es un polvorín, ya que han habido diversos hechos de violencia durante el último tiempo y que en los pasados días se han agudizado, con muchos funcionarios lesionados y acusaciones de una situación descontrolada. Por lo tanto, es claro que se necesita de una comisión especial multisectorial que opere allí y tome medidas urgentes antes de que ocurra una tragedia”, enfatizó.

“Al mismo tiempo”, agregó, “se requiere de un liderazgo regional a la brevedad. El nombramiento de los directores para intervenir es absolutamente apremiante; deben ser elegidos para resolver la situación de los centros en crisis con facultades inmediatas, ya que hechos como los de Coronel no se pueden resolver administrativamente y los niños no pueden esperar 3 meses para que el sistema de Alta Dirección Pública escoja. No queremos que ocurra otro caso como el de Lissette Villa, quien falleció hace 2 años en un centro del Sename”.

Comisión de Verdad y Reparación

El parlamentario por la Región del Biobío añadió que, “vamos a impulsar una Comisión de Verdad y Reparación para las víctimas del Sename, pues así como hubo Comisión Rettig y Valech y juicios en favor de los torturados en Dictadura, debe haber un comité especial y juicios en favor de los niños que han sufrido las consecuencias de pasar por el Servicio Nacional de Menores”.

“Pues una sociedad que quiere sanar sus heridas, debe reparar por el daño cometido. Y son miles de niños y niñas, nuestros niños y niñas, quienes han debido sortear las atrocidades que por años han ocurrido en los centros del Sename, y que se trasuntan en una fatídica estadística: el 50% de los presos hoy en Chile, pasó por un centro del Servicio Nacional de Menores”, manifestó el miembro de la Comisión de DDHH del Senado.

Por ello”, finalizó, “es que se requiere de esta Comisión por la Verdad y Reparación, de carácter nacional, y que vele por todos los abusos. Una Comisión que al estilo de lo que se hizo en Canadá con los niños indígenas, no debe tener límite de tiempo, ni tampoco respecto del tipo de hogares, ya que debemos reparar a todos los niños que han pasado por nuestro sistema de protección, sea este dependiente del Sename o no”.

“Ya que el Estado de Chile ha vulnerado a generaciones de niños, les ha quitado su dignidad. Por ello, y a través de un acuerdo transversal, tenemos la obligación moral de reparar lo que el Estado ha hecho, sea por acción y/o por omisión, pues se ha permitido diversidad en la oferta, pero no se ha hecho responsable de ella. Sean niños del Sename, Niño y Patria, u otros, deben ser escuchados e indemnizados”, sentenció el senador Alejandro Navarro.