Lunes 22 de Julio de 2013 a las 23:39

Hogar de Cristo realiza sus Trabajos Voluntarios de Invierno en Tirúa

Este 23 de julio comenzarán los “Trabajos Voluntarios de Invierno 2013”, que se realizarán en Tirúa hasta el día 27 de julio y donde participarán 40 alumnos del Colegio Santa Cruz de Chicureo. El proyecto beneficia a usuarios de los Programas de Atención Domiciliaria al Adulto Mayor –PADAM-;  Trabajo Mapuche; Jardín en su Casa y Conozca a su Hijo, con el fin de acoger y acompañar con amor y dignidad a quienes más lo necesitan.

 

Los voluntarios apoyarán a las familias cuyas viviendas se encuentran en condiciones más precarias: sin forro, en condiciones de hacinamiento, humedad, con techumbre o pisos en mal estado.

 

Javier Ponce, jefe social provincial del Hogar de Cristo sede Arauco, señaló que “Estamos contentos. Algunos de los aspectos que sustentan nuestra misión institucional tienen directa relación con acoger con dignidad y amor a los más pobres entre los pobres para ampliar sus oportunidades a una vida mejor y el poder vincular a la comunidad en su directa responsabilidad con la superación de la pobreza. Iniciativas como ésta, en una de las comunas más pobres de la región, permiten que la sociedad y en especial los jóvenes reflexionemos acerca de nuestra participación ciudadana y compromiso con quienes más lo necesitan”.

 

“Como Hogar de Cristo queremos promover que los voluntarios puedan retroalimentar experiencias, apelando a la sensibilización como una pieza clave en el contexto educacional, donde estos jóvenes puedan transmitir su experiencia y se logre incrementar el número de personas voluntarias de manera continuada y sostenible en el tiempo”, agregó Javier Ponce.

 

5 AÑOS DE TRABAJO Y SOLIDARIDAD

 

La historia se remonta al año 2008, cuando el profesor Juan Pablo Varas visita por primera vez la comuna de Tirúa en compañía de 4 profesores más y toma contacto con el Hogar de Cristo para realizar acción social. Es así como cada año en el mes de abril se realiza una visita de avanzada con dos profesores y cuatro alumnos representantes de los cursos que viajarán a participar de los trabajos. Al terminar las vacaciones de invierno, se trasladan a Tirúa y ejecutan las reparaciones acordadas durante la visita anterior, y a partir de ahí comienza un trabajo colaborativo que ha causado gran impacto en la calidad de vida de los participantes, logrando incluso en algunos casos un vínculo permanente entre los alumnos y los beneficiarios.

 

Es el caso de la señora Vitalina Nahuelpan del sector Puente de Tierra y la alumna María José Poncelli, quienes se conocieron en los trabajos del año 2011 cuando María José participó de la instalación de ventanas en la casa de la señora Vitalina. Este vínculo impactó tanto en la vida de la estudiante como de la familia Nahuelpal, produciéndose un lazo de amistad que se manifestó a través de la invitación que la joven hizo a su familia nuclear para visitar a la señora Vitalina en Tirúa, hecho que se concretó en septiembre del mismo año y que se ha repetido ya varias veces.

 

El apoyo que se entregará este año beneficiará a familias de los sectores Puente Alto, Pilico, Comillahue, Las Misiones, Casa de Piedra y Quidico, a quienes se les harán diversas mejoras habitacionales.